martes, 29 de octubre de 2013

Insisto: la Gravedad y el Tiempo no existen...


...o no al menos como los asumimos.


A partir de este artículo: http://www.eliax.com/index.cfm?post_id=10734 me surge una rabia sana para discutir una vez más que no creo en el tiempo o incluso la gravedad. Antes de que asumáis y queráis darle al botón de cerrar, quiero explicarme, debatir dicho artículo. No seré científico pero como todo ser humano sé pensar, y como el enfrentamiento entre la Teoría de la Relatividad y la Mecánica Cuántica, dos pensamientos se enfrentan bajo la forma de opiniones, intentando colapsarse para ser uno con tal de comprender mejor el Universo “que pisamos”.

El tiempo es un concepto abstracto inventado desde los primeros hombres. Es ajeno a la realidad por el simple hecho de que, como sociedad, necesitamos medirlo todo para poder sobrevivir y evolucionar. Si no hubiese sido esto, habría sido otra cosa, pero se hace difícil pensar en qué podría haber sido, resultando por lógica que quizás el concepto de tiempo fue inconscientemente el más apto y fuerte entre los demás, acorde al estilo que el humano iba tomando y evolucionando.
Porque, ¿no os extraña que la evolución haya sido tan precisa para llevarnos hasta aquí? Hasta este punto de informática y demás comodidades imposibles de imaginar si no las vemos. La evolución no es un único camino, y de las miles de posibilidades, se ha terminado en esta “que también pisamos”. El tiempo ha influenciado de sobremanera, donde asumo que de no haber inventado el concepto, seríamos de otra forma pero igual de evolucionados y adaptados. Ya digo que es muy difícil imaginar cómo, algo lógico después de todo.
Lo que temo es que el tiempo ya no tiene cabida en nuestro pensamiento avanzado, pero debido a como está adaptado el mundo (la evolución es principalmente eso, adaptación más que mejora), sería un verdadero cataclismo si de repente se arrancara al tiempo de nuestra realidad. Esto lleva a pensar también en el concepto de religión, que nació en una época de una raza novata en esto de inventar y que, de necesario en su momento, ahora tampoco tiene cabida por el camino de avance que tomamos. Los viejos métodos de supervivencia siempre se honrarán, pero no hay que dejar que sigan entorpeciendo cuando se ha mejorado; sobretodo milenios después...

Del artículo observamos que se comparan dos fenómenos como el Big Bang y los agujeros negros. De ambos hay rastros que demuestran su existencia, pero del primero se asume demasiado; al igual que el tiempo. ¿Cómo sabemos realmente que el Big Bang sucedió? Nos lo cuentan desde niños y ya lo asimilamos más que plantearlo, porque, claro, los adultos saben más y no se pueden equivocar... si esto fuese así, la de quebraderos científicos que se habría ahorrado la historia. El Universo se expande, pero no tiene porque haber sido por una explosión aunque todo apunte a que sí. Mucha menos cabida tiene la religión, vaya, pero se insiste en mantenerla por esa creencia que de tan arcaica va a costar desprenderse (como el tiempo).
De los agujeros negros también se asume, porque no se ha podido acercar a uno lo suficiente... ni se debería. Hay muchas teorías, donde de las que más me gustan es la que trata a estos como estrellas que de tanta gravedad absorben hasta su propia luz, supongo que también aplastando su propia masa y sobreviviendo por puro milagro tan acorde como comprender al mismo Universo. Aquí entra en juego mi amiga la gravedad, de la cual aún no se ha demostrado su existencia en términos más básicos. ¿No será que también tenemos una idea de ella como la del tiempo? Asumimos que es algo físico y por lo tanto real. Mientras que el tiempo es una invención para sobrevivir, la gravedad hay medio-invención en torno a ella, que de tan vieja la teoría ya se ha asimilado y fusionado con nuestras mentes tan poco dadas a desprenderse de las cosas.
El caso que la gravedad está ahí y mueve literalmente al mundo, resultando que la teoría de Einstein es magnifica y realmente imaginativa, sobre eso de que el peso de los cuerpos muy pesados pliegan el propio espacio-tiempo para lograr mover su alrededor. Me parece magnifica la visión, pero... ¿y si Einstein también se equivocaba? Y si se equivocaba una de las más grandes mentes... la hemos liado, que poco futuro nos espera a la humanidad hasta que nazca otro mesías como él. Bromas aparte, estoy convencido que por muchos quarks que se partan jamás van a encontrar a los Gravitones, las supuestas fracciones de átomos que suponen la gravedad. Se asume que una energía que mueve a otras tiene átomos ¿no? ¿Y si en realidad es otra cosa como, no sé, una inercia que dura aún desde el inicio del Universo? De esa energía se puede detectar y medir, pero no tiene porque ser algo “palpable”, o al menos no tanto como lo pueda ser el hecho de dar una patada a un balón, pero tan fuerte que se pierde en el infinito para ir moviendo el espacio a su alrededor en su entorno, donde la clave y respuesta no está en el propio cuerpo que produce eso, si no en donde se inició todo, de donde realmente procede esa fuerza a la que llamamos gravedad.

Me sorprende del artículo lo que se dice sobre los resultados al no aplicarse el tiempo. ¿Pero es que a nadie se le había ocurrido no aplicar el tiempo para algunas cosas? Algo inventado entorpece los hechos reales de verdad, los que se definen por los no creados por el hombre, esas cosas que ya estaban ahí antes de nuestro ego. Si las dos teorías citadas, Relatividad y Cuántica, se fusionan gracias a quitar el tiempo... será por algo ¿no? Si es que no hace falta pensarlo mucho, y de tan lógico es increíble lo orgulloso que es el hombre para poder asimilar y reconocerlo, pero sobretodo para matar costumbres que lo pueden dejar anclado en un mismo punto toda la vida. El Universo es movimiento o incluso caos, menudo error ser estática dentro de ello, lo que incluye el comportamiento o pensamiento.
También me sorprende como se aferran a ello con la teoría de la cinta de película grabada, con el convencimiento que de un fotograma a otro es “tiempo”. A ver, es eso porque lo estamos aplicando, porque queremos verlo así. Para mí es una cinta que muestra imágenes consecutivas, pero eso no significa que el tiempo tenga porque ser medido así; que se mide, pero me refiero al concepto mismo de medirlo, de insistir en aplicar atributos a todo lo que es ajeno a nuestro interior. Por tener “tiempo” o cosas similar lo puede tener cualquier cosa, es lo que tiene la imaginación y creatividad. Para mí la película no es tiempo en estado físico, si no eso mismo, una cinta de película que si le aplicas luz se logra un pequeño milagro tecnológico.

Ya que estamos, comentaré una teoría cuántica sobre la creación de la existencia. Lo suyo es aplicar los pequeños experimentos de laboratorio a escala máxima y/o universal. La Física Cuántica nos habla sobre que los átomos se comportan de otra forma si son observados... bien, apliquemos esto al Big Bang, asumamos que para su nacimiento o explosión hiciera falta “ser observado”. Quizás era una estática y hasta que no se le dio al botón de inició no comenzó el espectáculo... o mejor dicho, hasta que no se le aplicara un concepto nuevo que no conocía, uno todo contrario a su estado de quietud. Si todo son átomos que reaccionan al mirarse, el Universo no iba a ser menos.
Claro está, en ésta teoría no veo cabida para la religión, ni siquiera un 1%, ya que insisto en que es otro concepto de tantos que inventamos desde cero por intentar dar sentido al mundo. Una vez que hubieron medios y un cerebro mejor, se tendría que haber reconocido los errores y enterrarlos. Pero la costumbre es mala , definida por una memoria de la genética demasiado poderosa.


En resumidas, el propio artículo citado apoya un hecho como la inexistencia del tiempo, su fuerte y que logra que sea muy recomendada su lectura. Lo malo es cuando se muestra solo cómo se pierde entre teorías sobre que si el Universo fuera una película, que entonces todo estaría predestinado y no habría libre albedrío... ¿por qué complicarse de esta forma? Y ahí es donde se demuestra que la raza humana tenía mil caminos inconscientes por tomar en su avance tecnológico, escogiendo unos hasta el punto de aferrarse y negar los demás.

Si el escritor de ese artículo insiste en que todo está preparado por ser una película ya grabada... al final así será. Y si montara una civilización llegarían al punto de evolucionar hasta esa verdad, hasta incluso demostrarla con mil teorías más bastante convincentes. Por ahí puede ir una de las verdaderas magias del ser humano.

2 comentarios:

he perdido el tiempo en leerme esta entrada y lo único que puedo decir es que de ella se deduce que hablas sin saber lo que es la cuántica y lo que es la relatividad: ver redes no es saber de cuántica. Ni merece la pena ponerse a sacar la cantidad ingente de errores conceptuales que hay en tu artículo.

Mejor no hables de lo que no sabes, sobre todo si tu ignorancia es tan manifiesta.

Y si no crees en la gravedad, prueba a tirarte de un décimo piso.

Me enfado porque nadie habla sin saber de, por ejemplo, farmacocinética, dinámica de fluidos, ingeniería genética... Y ahora resulta que por ver un programa de Redes o leer un día la revista Quo, cualquiera se cree que sabe de cuántica o de relatividad.

"...o al menos no como lo asumimos" ¿Seguro que has leído el artículo?

Aparte, esto no es una exposición, si no una respuesta al otro artículo que se enlaza al principio. Me quejo principalmente de lo que se sorprenden al ver que el tiempo como una cinta de película o que pasa si no lo aplicamos... mi orgullo no creía en el tiempo y no he podido evitar responder al del artículo original, que no deja de ser bastante bueno.

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites