martes, 14 de marzo de 2017

La Odisea de ampliar el Gusto Musical



Tuve la suerte que en mi casa se escuchara todo tipo de música. Que si mi hermano Rock Estatal y Metal en general, mi hermana con sus 80s y el Makina (o Bakalao) y mi madre, las más influyente, con sus grupos sesenteros y setenteros, destacando Pink Floyd. Es una suerte que aún no comprendiera de etiquetas, lo que me alejaba de sobrenombres que terminan condicionando. Tampoco saber de tribus urbanas ayuda a valorar lo que odiaran por entonces señores/as como los Heavys, asuntos que terminan pasando y que incluso se mezclan.
Aprender un camino significa mermar en otro. Una de mis épicas es conseguir escuchar todos los estilos de música posibles y —la proeza en cuestión— valorarlos y apreciarlos aunque sea por una canción. Es imposible, siempre lo he sabido, pero intentar cumplir tal meta ayuda a seguir mejorando y alcanzar cimas más altas.
A lo largo de esta odisea hasta la Ítaca que desconozco, he hallado webs y comunidades que me han abierto la mente; tal cual, no refiriéndome sólo al oído musical, la sensibilidad o al gusto, sino también como persona. Y es que profundizar en el arte que sea va abriendo aspectos de uno que nadie te puede enseñar. Ha sido conocer varios de mis temas preferidos que aprendí que uno se puede emocionar sin necesidad de situaciones concretas y encima en el momento que desee, y que uno se vuelve más sabio al deducir con letras o sin ellas asuntos universales que nos incumben a todos. Que la música sea la primera de las artes lo dice todo.
Este artículo pretende compartir aperturas. El conocimiento está para compartirlo, y no para presumirlo. Alguien puede resultar pretencioso, pero mientras esté enseñando, y por lo tanto compartiendo, se le perdona el ego. Para emocionar hace falta un poco de eso, y así se identifica a las grandes obras de arte. Lo bueno de la música es que en sólo unos minutos te lo puede brindar.

He aquí mis humildes y subjetivas recomendaciones:



Para tal guía recomendaré primero usar Last.fm, sitio que enlaza a su modo todo lugar donde haya un melómano en Internet. Dicha aplicación/comunidad sigue existiendo, aunque se dice que está de capa caída a pesar de implementarse de serie en la mayoría de reproductores musicales. Con la sencilla idea de crear un diario de todo lo que escuchas cada día, Last.fm va recopilando y acumulando hasta llegar a números de canciones reproducidas insospechadas. Su radio ayuda, ofreciendo opciones desde escuchar por años, décadas, géneros, similares a favoritos o tirar de lo ya conocido por comodidad o nostalgia.
A la larga es cuando se descubre que es una herramienta potente, recomendándote artistas similares a tus gustos así como usuarios afines. Es de este modo que he conocido amigos que aún permanecen, sintiéndome en deuda con la web. Que tenga cada canción, álbum y artista su hilo de comentarios, ayuda a realzar y convencerse que no eres el único loco que escucha tal o cual tema. También el sistema de etiquetas ayuda, permitiendo escuchar canciones específicas de forma directa. Hace años existían unas etiquetas con nombres delirantes, aunque desaparecieron por seriedad administrativa. Poco a poco están regresando.



El tema de los críticos musicales es peliagudo. Son asuntos subjetivos que bien puedes tomar en cuenta o no, coincidir más o menos, odiar o amar… como con un amigo que te recomienda tal o cual película a partir de lo fuerte que pronuncie la palabra “mierda”. Pero hay tipos y tipas que se desviven en su afición hasta el punto que te contagian su convencimiento, o te ponen de los nervios de tal modo que ya no se van a ir de tu cabeza por una temporada.
Scaruffi es uno de ellos.
Comparado con otros blogs y webs, la de Piero Scaruffi es simple, anclada adrede en el pasado para no consumir datos y ganar velocidad. Así lo defiende él, que su lugar o casa no debe ser un alarde visual, sino de conocimiento y datos en potencia. Se centra en escribir, lo demás no importa, y hasta el momento décadas de insistir y acumular información lo colocan bien alto. No sólo de música vive el hombre, y encontraremos reseñas y opiniones sobre toda clase de temas, resultando un reseñador o crítico universal. Aún me pregunto de dónde saca tanto tiempo, pues administra aparte otra web.
El caso que, de entre todas sus facetas, Piero Scaruffi es más conocido como crítico musical, ya sea porque rara vez pone altos puntajes a los discos o porque sus defensas son potentes y bien argumentadas. Que haya escrito libros sobre historia de la música moderna debe ayudar, pero también ayuda un razonamiento preciso que siempre deja pensando. Soy fan de los Beatles, pero su cuestionamiento sobre que no son tan importantes sigue acosándome, afirmando con la cabeza como única defensa posible. Lo bueno de sus reseñas es que están traducidas al inglés desde el italiano de una forma directa y sencilla, por lo que hasta para hablar de discos complejos se comprende qué quiere decir y qué detalles importantes quiere destacar.
Suyos son los halagos a discos tan complejos y pasados de extraña creatividad como los de Captain Beefheart (compinche de Frank Zappa) y Faust, con un disco homónimo que en palabras de Scaruffi resulta una oda al nihilismo y a la broma cósmica. Un melómano standard pasará como fumada de tantas de la época el disco de los Faust, pero con el lenguaje de Piero uno se adentra y regresa con materiales ajenos a la tabla periódica. Sin poética ni rodeos, Piero mete la mano en el océano musical y brinda una nueva lucidez sobre discos considerados clásicos, replanteándote tu panteón de deidades musicales personal. El caso que no he dejado de amar a ninguno de mis artistas favoritos que él desprestigia con una naturalidad envidiable, aunque sí es cierto que ahora piso el terreno musical de una forma más cauta y cuerda.
Si recomiendo también a este señor es por sus playlists anuales, donde se pueden descubrir canciones que en ningún otro lugar se nombran y que resultan de una calidad destacable. Como crítico da gusto leerlo aunque no se esté de acuerdo, y como explorador de una mina infinita es experto, regalando canciones que tardaríamos años en descubrir.
Insisto, ¿de dónde saca el tiempo?


El /mu/ de 4Chan:

Hubo un tiempo que desprestigiar 4Chan estaba de moda, y no era para menos, resulta un nido donde un gafapasta (¿siguen estando de moda?) es hasta comedido. Pandilla de cuñados que los llamarían algunos, pero todo eso sólo demuestra ignorancia.
El Imageboard por excelencia no es ni la mitad de lo que se cuenta. Es un lugar de aprendizaje constante, y de las pocas comunidades que ha tocado y debatido todo tema posible, desde viajes pasando por armas, desde robots al mejor porno de calidad. Videojuegos, fondos de pantalla únicos, críticas a creaciones artísticas de los usuarios, Pokémon en sí, política internacional… Son además los padres y/o pioneros de la mayoría de memes conocidos, comprendiendo entonces su irascibilidad propia de un hater que en el fondo es tierno. Sí, son los culpables de la moda fetichista por My Little Pony, pero se les perdona por la calidad y accesibilidad de sus Torrents/Mega o “sauces” para conseguir cualquier película o disco posible. Eternamente agradecido.
Y, sé lo que estás pensando. Esa mala fama se desmintió al demostrar que banean a cualquier idiota que se exceda un mínimo, por lo que han logrado uno de los lugares más seguros e interesantes de Internet.
En el caso que nos acontece, tienen la obligada sección de música. /mu/ es el siguiente nivel del melómano. Piensa en el Hipster más pedante que conozcas y te diré con poca probabilidad de fallo que se queda corto con lo que se cuece en este apartado. En esta sección se exige calidad, y un gusto mediocre es ignorado. ¿Quién rige estas pautas? En verdad nadie, no hay normas en 4Chan que ajusticien los gustos, pero han sido los propios usuarios y legado que permanece los que dictaron las normas no escritas. Tal actitud puede ser malinterpretada, pero leyendo entre líneas comprendemos que se desviven en pos de un disfrute musical al máximo nivel. Hilos sobre mezclar droga y música, lecturas específicas acompañadas de canciones aún más específicas, qué canción representa cada postura sexual… infinitos hilos han nacido y nacerán para morir a los días en el territorio de /mu/, prevaleciendo los más comentados y/o interesantes en el archivo general de la web. Visitar ese lugar es encontrar un 90% de debates y recomendaciones interesantes.
Lo que resumo es que /mu/ hace de la música un modo de vida, a veces colocándola por encima de la propia, pues incluso tienen una wiki con guías minuciosas de los mejores reproductores musicales y auriculares entre otros asuntos en pos de la mejor experiencia posible. Todo género y gusto tiene cabida, y raro es el día que no descubres una nueva banda o canción que no te acompañe en el reproductor. Facilidades para conseguirla, oportunidades a nuevos artistas de Soundcloud, playlists y más playlists para Spotify y similar, debates minuciosos donde el más tonto sabe de artistas que parecen inventados. Jamás olvidaré el debate que cree una vez sobre lo que pensaba Scaruffi sobre Radiohead, derivando a cien mensajes de peso que terminaron reafirmando el lugar que tiene The Beatles en el mundo. Regresé a rejuvenecerme y escuchar por primera vez de nuevo tanto a Radiohead como a los de Liverpool, añadiendo esa satisfacción que sólo un buen debate puede lograr.
Para terminar destacar el peso pesado de la sección: los charts. Con la premisa de que crees el tuyo propio y lo compartas para discutir/debatir, /mu/ deja a nuestra disposición discos esenciales que se pueden ver y analizar en una única imagen. Sus charts son murales o collages de portadas de discos de calidad, pudiendodescargar decenas y decenas de ellos para conocer nueva música en sólo un momento, destacando los árboles-guía para introducirnos en la música de artistas destacados.
Sin duda, un lugar idóneo para olvidarte de la existencia de las horas.



Y llega el último y por lo tanto mi lugar favorito: rateyourmusic.com, la comunidad donde mi oído atisbó que el nirvana musical sí es posible.
Con diseño sencillo, RYM pretende dar la mejor información de la forma más ágil posible. Con cantidad de opciones, una de las premisas de la página es destacar tu perfil, colocando en primera plana tus reseñas y puntuaciones de discos, resultando en lo mejor la posibilidad de crear listas sobre aspectos generales e incluso impensables de la música. La comunidad de RYM es influyente, y su foro lo demuestra, encontrándonos debates y reseñas en todos los idiomas posibles. La parte en castellano no tiene tanto peso como la de en inglés, pero los usuarios se mueven entre ambas, reforzándose una unidad.
Las reseñas más destacadas en cada disco se colocan primero, donde las mejores van a portada de la web. Scaruffi bien podría ser uno más por aquí, encontrándonos reseñadores de todo tipo, donde en unos destaca más la personalidad y en otros su melomanía de un nivel donde queda claro que sacrificó su vida. Se permiten las reseñas extrañas u originales, pudiendo reír a gusto al leer sobre nuevas perspectivas de discos que creías conocer bien; esa es otra, tanto lo comercial como lo underground tienen cabida, encontrando a todo artista imaginable con su público, debate o lista dentro de esta web.
Los ránkings o charts de RYM son personalizables, pudiendo variar entre discos, Ep, singles, remixes o vídeos para especificar año, país y género y comprobar cuál fue la mejor grabación, una suma de puntuación de todos los usuarios, de tal cantidad y variedad que se consiguen resultados reñidos, elevándose a veces álbumes desconocidos de calidad. Y es que da gusto encontrarse con la canción que está de moda por la radio enfrentándose contra una joya oscura de la onda de John Zorn o del Post-Rock.
El número de estilos y subgéneros es tal que conocerlos todos es difícil (a día de hoy habrán unos mil quinientos, así intentéescucharlos), cada uno con su sección explicando el origen, motivo, orden de publicación desde la primera grabación conocida y su respectivo ránking. Que haya usuarios participando en cada estilo demuestra la actividad y potencial de la web.
Pero lo mejor son las listas, existiendo todo listado imaginable. Debido a la fuerte personalidad de los más influyentes de la web, sucede un efecto contagio que busca igualar y por lo tanto alcanzar un mínimo de calidad. Desde listas sobre la música más bizarra, la más extensa, la más cuestionable; infravalorados, sobrevalorados, músicos de una región muy específica e ignota del mundo; música sobre perros, estúpida, muy inteligente, músicos que lograron lo que nadie cuenta… infinidad de posibilidades que te harán no terminar nunca con esta web. Datos dentro de datos, enseñanza y descubrimiento continúo que abre y hace re-amar la música.
Pronto será dividida en tres webs dedicadas a la música, el cine y los videojuegos, resultando en la parte que nos corresponde como Sonemic. Si eso significa que mejorará (al parecer sí al incluir ránking y charts personalizables sobre canciones), entonces ya será una web musical imbatible, o al menos de las más recomendadas de todo Internet.



Otros lugares de interés:

BEA: Best Ever Albums es una web recomendable por su ránking basado en miles de charts o listas, donde un algoritmo calcula y concluye cuáles son los discos mejor valorados como media, pudiendo escoger entre años y décadas. Tiene otro ránking para las canciones, aunque se basa en puntuaciones de usuarios y por el momento su comunidad es pequeña y no obtiene resultados destacables en comparación a otras webs, pero siempre se puede picar y descubrir canciones interesantes entre las situadas en los primeros puestos.

AnthonyFantano: El mundo de los youtubers es harto amplio, y la música tiene su obligada cabida. De entre todos los que quieren vivir del cuento destaca Fantano, que con sus millones y millones de reproducciones ya lo habrá conseguido. Algo debe de tener este señor para ser tenido tan en cuenta, y quizás su mezcla de humor y buena crítica ayude a descubrir artistas y discos más que interesantes mientras pasas un buen rato.

Allmusic: De esta web no estoy del todo de acuerdo con sus temas destacados en según qué género, pero si la recomiendo es por sus “moods” o temáticas/emociones, donde podremos encontrar canciones, discos o artistas en especial que tengan un tema predilecto como tristeza, naturaleza o fiesta. De este modo podemos encontrar obras musicales específicas del tipo “Ciudad nocturna” o “Bosque y Felicidad” por citar un par de lo que la imaginación puede llegar a lograr.

AcclaimedMusic: Descubierta hace poco, esta comunidad destaca por su Top 6000 de canciones, elaborado con una paciencia envidiable, pues desde su foro se dedican a visitar toda web posible para sumar y mezclar puntos y lograr los que se consideren los mejores discos y canciones de cada año desde que existen las grabaciones. Van añadiendo y añadiendo ránkings, logrando un trabajo que merecía la pena ser nombrado.



Esa ha sido mi subjetividad. Espero que estas recomendaciones ayuden a descubrir aunque sea tu nueva canción favorita de todos los tiempos, o acaso ese disco que lleva esperándote por tanto tiempo. Y es la música un lenguaje que no necesita ningún tipo de enseñanza previa para lograr comunicar emociones o, mejor aún, sentimientos que aún perduran y que despiertan cuando comienza a sonar esa primera nota.
Una única nota inicial y ya cambia el día al completo. Si acaso no lo hace la vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites