viernes, 24 de octubre de 2014

Los Nuevos Pecados Capitales del Siglo XXI



La era actual es un constante cambio como nunca se había visto en otra época. Todo evoluciona y se adapta, y conceptos como los pecados capitales no iban a ser menos:


–Consumismo (El Alma se sabe Engañada): A mitad de precio aunque no sepas ni qué es. Nunca es suficiente, hay que llenar el hueco que hay en nuestro interior con novedades, la moda y productos a la última. El sesgo cognitivo (la necesidad y emoción inicial) dura el camino de vuelta a casa. Tampoco es que debas deshacerte de ello, que por algo lo compraste, además de que lo notarías en falta. Es vital por el hecho de existir y, sobretodo, porque tú eres su dueño.

–New Frikismo (Nuevo Concepto del Tiempo): Todo al alcance de la mano, tanto el placer como la evasión. ¿Tienes problemas y responsabilidades? Pues no son problema si puedes pasar los días delante del ordenador gracias al catálogo infinito de series, películas y videojuegos que el arte tiene a tu predisposición. Snacks a mano, cenicero y una cuadrilla de amigos es suficiente para las horas de visionado y discusión que genera éste pecado.

–Deshonra (Ensanchando los Límites de la Carne y la Imaginación): La dignidad es historia desde que se inventaron los placeres alternativos y los extremos, nacidos de la necesidad y la búsqueda por emociones nuevas a partir del desgaste de las corrientes. Todo el mundo tiene un precio, y agachar es la única vía posible de alcanzar ciertas metas específicas que ni las máquinas podrán lograr. Los sucedáneos son efectivos en lo que dura “un después”, erosionando la paciencia que optará por acabar buscando lo real o la cárcel. Óvalos alargados con pinchos dan nuevos sentidos; orejas de animal adaptables o personajes ficticios se unen a la carnicería orgiástica donde sólo triunfa el más original y deshonrado.

–Ego Altivo (Invitado por Sorpresa): No puedes ser menos, y sabemos que no hay otra forma mejor para que te recuerden cuando eres el que pagas las copas. Como tienes; posees, y no hay límite con un disparo de tarjeta cargada. Tu porte elegante de marca, tu actitud aprendida a base de ir siempre con la cabeza en alto por el escaparate de la vida, la locura oculta porque te tengan en cuentan a la hora de cualquier decisión... son placeres que pocos saben apreciar. Paga la cena de esta noche y deja que lo demás siga fluyendo hasta el siguiente lugar que visitar en buena compañía.

–Ego Pasivo (Carcomido por la no-Culpa): Eres famoso de un modo del que no tienes ni idea a qué nivel. Creas la moda que no hay que seguir por el simple hecho de cometer un pequeño error que por aburrimiento –o no– se tuvo en cuenta. El resto fue golpearlo sin querer para que se deslizara y se fuera convirtiendo en una bola creciente hasta el día de hoy. Tu ego es tal que sólo lo tienen en cuenta los demás, y serás enaltecido en aspectos imposibles –incluso para otra personas– a una infamia que convierte la bilis en un negro puro que te hará plantear si es mejor ahorcarte tú con tus propias tripas o mejor que sea a ellos. Hagas lo que hagas serás el mal, y un juicio sorpresa te sentenciará mientras tu mente termina de morir por la incomprensión de no saber qué hiciste mal; hasta en eso serás condenado, puesto que la ignorancia no debería ser excusa.
(El aburrimiento de los enemigos nunca se tuvo en cuenta como pecado capital, pero se puede englobar aquí como el octavo o noveno debido a los crecientes límites que está alcanzando la humanidad).

–Facebookmanía (Chatarrero Virtual): Nunca hay contactos ni amigos ni etiqueta de Spam suficientes que te logren detener. Hay que crear un blog por cada tema que se te ocurra, para así seguir a todo usuario posible y obligarlo a que haga lo propio contigo. ¡Es importante que sepan más sobre los gases que emiten las vacas!
Tener mil amigos en la página web del momento es tan valioso como tenerlos en la vida real, y es una potencia que eleva la probabilidad de clicks sobre los enlaces deseados. Para ti la vida son matemáticas y las personas son números, por lo que a mayor número, más operaciones y cálculos pueden surgir para que el planeta entero termine leyendo tu webcómic.

–Envidia (Vieja Gloria): Es tal la esencia de éste pecado que define al ser humano que ni sabe cambiar. Busca en Google para más información.

–Tensado (Espíritu de Demostración): Siempre en tensión, al límite, los dientes desgastados de tanto apretar, la mirada desorbitada y los músculos marcando venas. Te intentas demostrar (les intentas demostrar) de lo que eres capaz y que no hay límites. Te enfurece el mínimo detalle de error o incluso el pequeño comentario de un niño, por lo que después de escupir veneno contra esa persona que tiene tu rostro cual espejo, vuelves a tu base de operaciones a seguir practicando y mejorando, a inyectarte fuerzas que demuestren al mundo los nuevos límites del cuerpo y la mente humana; la estupidez y el descontrol de una especie.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites