miércoles, 25 de septiembre de 2013

Teoría de la Inspiración (Inspirarse rápidamente)



A partir de un comentario que hice en CC se me ocurrió ésta idea de texto reflexivo. Comentaba que a la hora de plasmar mis ideas de historias, todas ellas del estilo fantástico, me suelo basar más en la realidad y en libros realistas o didácticos. Esta ironía con mucha lógica tiene sentido por el motivo de que todo, obviamente y al fin y al cabo, está basado en donde vivimos: la realidad.

Siempre he intentado huir un poco de las influencias que otros autores puedan tener sobre mí, en un intento de ir creando de forma más original y personal. Es inevitable no influenciarse, y no significa nada malo después de todo, pues de otros aprendemos y vamos orientándonos a la larga hacia el estilo y género que nos guste y nos sintamos más cómodos. Pero no puedo evitar ver lo malo, y es eso mismo que indico al principio del párrafo sobre que quizás al final podemos parecernos demasiado a un autor favorito, perdiendo con ello identidad.
Como ejemplo cercano podemos apreciar el número de artistas que se tiran a la fantasía épica cuando una obra del estilo triunfa y comienza a llegar al público en general, saturándose toda web de turno y librería de obras nuevas y, sobretodo, de re-ediciones sobre la temática. De repente a todo el mundo le gusta la fantasía épica y se comienza a aportar más de lo mismo sobre el género, donde algún que otro autor revelación se descubre a fuerza de probabilidades de cantidad. Todo esto se puede aplicar de igual forma al otro género popular como lo es la ciencia-ficción.
El problema es que todo nuevo autor se rige demasiado a las normas de la obra original que sí aportó algo. Parece como si hubiese un miedo a innovar, no se baraja la posibilidad de modificar características y/o tópicos principales del género o, más probable, sencillamente no surge la inspiración frente a una base bien definida, como las paredes de un largo pasillo ya decorado y bien pensado con elementos de un estilo en cuestión.

Ahí llega mi opinión, y es que ¿cómo se va a inspirar uno con facilidad con algo ficticio y ya construido en la mente de otra persona? Cualquier intento de modificación o similitud se notará demasiado y quedará artificial. Está el truco de dar un giro de tuerca o convertirlo en lo contrario, pero no deja de ser eso mismo, una táctica para salir del paso.
Lo que se recomienda es ir a la fuente original que influenció a la obra original y comprender que llevó a tener la idea, para luego ir conectando y seguir poco a poco hasta comprender mejor. Me juego el cuello que normalmente se basa en un suceso real, un personaje histórico, un evento... no hay mejor inspiración que el propio mundo donde vivimos.
Por citar alguna obra clásica, analicemos por ejemplo Drácula. Se trata de una novela fantástica basada en una figura real como lo fue Vlad El Empalador, al que Bram Stoker atribuye una explicación del por qué bebía sangre de sus enemigos orientada de otra forma, específicamente hacia las leyendas arcaicas sobre vampiros o extrañas personas enfermas semi-caníbales. Así se obtiene un punto donde poder seguir adelante y comenzar a realizar algo realista a partir de una suposición que bien sabemos es poco creíble.

Para demostraros que no es tan difícil, pondré un ejemplo real que se me acaba de ocurrir mientras veía hoy mismo por azar en la televisión un documental sobre insectos. En el han hablado de una araña que no tiene veneno, y por ello ha evolucionado adaptándose para enrollar a sus presas de forma vertiginosa dentro de un pequeño capullo, el cual llena de sus jugos gástricos hasta el punto de deshacer a la pobre víctima para que sea succionada fácilmente, reciclando de paso la tela usada. Bien, ahora apliquemos esto mismo a una historia de ciencia-ficción, donde dos astronautas se encuentran con un ser de una raza alienígena que hace lo mismo, cogiendo en el acto dicho ser a un astronauta para inyectar sus jugos dentro del traje, donde el compañero grita horrorizado al verlo deshacerse dentro de la escafandra. Con ésto conseguimos una atmósfera auténtica de terror con toque macabro donde la criatura ha ganado automáticamente personalidad sin apenas hacer nada más. No os extrañe que Alien esté basado en algún bichejo real, apostando a que el Amazonas es un lugar de inspiración constante.
Seguimos con el documental, donde acto seguido surge una mariposa que engaña a sus depredadores asemejándose a una abeja, tal cual, imitando incluso el sonido de las alas. Después se ha nombrado una colonia de hormigas donde solamente la reina es fértil, siendo estériles todas las demás hembras. A partir de estos pequeños datos se me ha ocurrido una historia de una sociedad subterránea donde la gente no se reproduce, los niños simplemente aparecen de algún lado y durante generaciones los han ido cuidando e integrando sin plantearse nada más. Un buen día la protagonista se queda embarazada, y ante ésta incomprensión o milagro los más sabios de la sociedad la envían hacia arriba a ver si así descubre su sitio, sin duda de estado superior al suyo. Allí la chica descubre de casualidad otra sociedad más acorde a la nuestra, resultando todo en un complot de dominio que ha durado décadas. Ya que todo es una mentira, lucha por desvelar la verdad para todos (principalmente para los de abajo) mientras su hijo está a punto de nacer...

Y es que la realidad, o conceptos como la naturaleza o la evolución tecnológica humana, son fuentes inagotables de inspiración por la más pura de las lógicas: no conocemos otra cosa. Todo a lo que se le da sentido es por nuestra mente, por generaciones lejanas de antepasados que empezaron a definir el mundo hasta asumirlo a la perfección. El mundo no es así porque lo tenga que ser, es así porque nosotros lo decimos. El ejemplo más sencillo para entendernos son los propios gustos o ideas contrarias que tenemos con otras personas, comprobando que eso de “cada persona es un mundo” tira hacia algo casi literal.
Cuando se dibuja, conectamos puntos porque sabemos la forma que tiene o debe de tener lo que queremos expresar, pero si la realidad tuviera otra forma, lo seguiríamos viendo igual sin cuestionarnos. Pero si con el sentido actual de realidad cambiásemos esa misma forma, entonces habría un choque y “creeríamos que es erróneo”. Todo esto sería para tratarlo en otra ocasión, pues puede ser engañoso el pensar que algo está mal hecho cuando no tiene el por qué (y surge por otro lado una forma de crear ambientaciones y mundo únicos).
De igual modo se puede aplicar a la combinación de colores, nuestra mente a la hora de pintar sabe de sobra cuales combinan y cuales “chocan”, y no es por otra cosa más que la definición del mundo que tenemos, donde el amarillo nos casa bien con el negro porque quizás en el subconsciente (o incluso experiencia de niño) lo asociamos con algún animal o planta de estos dos colores.
Si algún día se logra ver otro mundo (de esos que siempre se muestran rosados, casi opacos, combinados de un constante tono amarronado), nos parecerá extraño y en algunos puntos ilógico; imposible, pero la culpa será de nuestra mente y su percepción, tan mal acostumbrada desde siempre a este mundo.


Esa ha sido la reflexión, espero haber sacado aunque sea una pequeña conclusión dentro de vosotros. En teoría con éste truco para inspirarse habrá un pelín menos de miedo a la página en blanco. Aun así no estará todo solucionado o definido, una historia no trata sólo de desarrollar una trama o base, sino que se desarrolla con lo más importante como lo son los personajes, de esencia idéntica a las ideas que inician y definen todo, pero con la excepción de que mutan y son más libres. Ya se puede tener una idea de trama pobre, simple o incluso estúpida, que podrá ser salvada en cualquier momento por un buen protagonista o situaciones entre personajes. Pero esa es otra historia.

Al hablar de “perfección” entendemos que fue un concepto inventado por el hombre, pero seguramente basado en la naturaleza y el Universo, los principales patrones a la hora de crear y, por lo tanto, inspirarse. La realidad siempre supera la ficción, pero al menos la ayuda cada vez más a superarse.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites