viernes, 3 de febrero de 2012

El Inconsciente y el Arte; exponer el interior con creatividad (y de paso encontrar la inspiración que siempre nos acompaña)

Hay métodos tan sencillos y básicos para la creatividad que no solemos caer en ellos. Los que quiero tratar hoy son los automáticos, es decir, aquellos que no requieren del pensamiento y las ideas planeadas para crear algo. Si no más bien dejamos que nuestra creatividad actúe sola ante el peligro como lo es el lienzo en blanco...
Métodos conocidos tales como el dibujo automático, la escritura automática o de las más practicadas en teatro y música aunque no nos demos cuenta: la improvisación. Que tratándose de un blog sobre música pues me gustaría hacer especial hincapié a esta más tarde.


Tales métodos en un principio se han usado para la psicología, Freud probablemente la usó más de un vez para demostrar sus investigaciones sobre el subconsciente. Y es que amigos el hacer algo de manera automática que no requiere pensarlo siquiera es algo más común de lo que pensamos. Todos los días lo usamos en aquellas rutinas que probablemente ya estemos cansados de realizar. Para combatir esto y a modo de adaptación, el cerebro deja que el subconsciente tome las riendas y tu puedas pensar tranquilamente en otras cosas mientras realizas la actividad que tanto costaba antes de una manera inconsciente.
Esto también se puede aplicar de una manera consciente (hasta cierto punto) en artes comunes como lo son en las ya citadas. Vayamos primero con la escritura:

Cohibido por la naturaleza del hombre me hallo inmerso en túmulos de hipocresía analizadas por el ave del mañana periódica que eventualmente se alza contra las monedas de pago de lo acontecido siempre. O por favor deja de torturar las almas del primogénito sesgado de codicias anteriores al alba.


Puedo asegurar que esto lo he escrito de un tirón y sin pensarlo, aún así se nota en algunas partes, mientras que en otras parece que sí haya sido consciente. Lo que he hecho ha sido concentrarme y limpiar la mente, luego he dejado que las manos fueran solas conformen aparecían palabras aleatorias en mi mente. Es más fácil de lo que parece, en serio.
Para un psicólogo pueden ser estas palabras reveladoras de algún mecanismo que no entiendo aún de mi mismo, pero para mí son extrañas palabras que con el tiempo (mañana mismo) no recordaré con exactitud haberlas escrito. Así que el ejercicio que propongo es que lo intentes e intentes sacar beneficio creativo de aquí. Recomiendo realizar textos más largos, se llega a un punto que ya ni te das cuenta que escribes, siendo ahí el momento que más interesante se pone la cosa y que te puede dar ideas creativas.

Por ejemplo, del texto de arriba me pueden surgir historias sobre un orden establecido y de alguien que porta un símbolo o estandarte de un ave (como un águila que suele ser de lo más común) que lucha contra eso que siempre ha sido así, contra eso que ya ni se recuerda cuando estaba y que afrontarán con justicia, o por simple codicia al igual que el orden mismo. Una historia en apariencia medieval con diezmos al soberano un tanto tirano. Y a tí, ¿te dice e inspira otra cosa ese texto?



El siguiente método común que todos podemos poner en práctica en cualquier momento y en 5 minutos es el dibujo automático:


Fuente: http://www.museobarjola.es/es/coleccioncronologicajuanbarjola.asp?id=291&d1=86&d2=89 (autor Juan Galea Barjola)


¿Qué veis ahí? Según el autor son dibujos automáticos y por las extrañas e indefinibles formas todo apunta a que es así. Este ejercicio nos ayuda a entender el subconsciente y encontrar más creatividad a partir de desarrollar nuestro sentido de percibir formas. Las formas más comunes que vamos a encontrarnos son caras o personas. Ya os digo que esto es lo más común y lógico, estas pareidolias suelen verse hasta en paredes y objetos, es lo normal si nuestra mente ve a diario (si no es lo que más ve en su vida) caras y se relaciona con personas. El objetivo es encontrar formas, o formarlas con las líneas ya creadas. Os lo creáis o no también pueden surgir historias así.
En mi caso veo en el primer dibujo justo en el centro a un caballo/buey, a la derecha del todo hay un hombre tocando el saxofón, mientras que en la esquina de arriba a la izquierda se encuentra un hombre de celebración hablando con otro hombre. Todo esto me indica algún tipo de fiesta, con algún animal involucrado como si de los San Fermines se tratasen o “la vaquilla” y similar.
Por otro lado en la cuarta imagen ya vislumbro algo más para adultos, con todo tipo de posturas y personas; cual romanos en buenas épocas de más días de fiesta que laborales.
Si fuese psicólogo me dirían que el autor de los dibujos le gusta mucho la festividad, algo me lo dice. Pero puede estar equivocado, ¿qué ves tú en estos dibujos?



Por último, el método que más nos concierne como lo es la improvisación. En la música existen muchas reglas, el solfeo es algo muy útil a la hora de comprender mejor la música y de interpretarla sin problema aunque no hayas oído antes dicha pieza. A la hora de componer ya la cosa se pone confuso con según que músico. Están los genios que dicen que las reglas son vitales para crear una composición bien medida y cuadrada que nos brindara una pieza siempre correcta y expresiva. Por otro lado están los que prefieren componer de por libre, sin reglas, ya que opinan que estas matan la creatividad y no te permiten descubrir nuevos horizontes dentro de sus ya cuatro paredes bien formadas.
Mi opinión es que un buen músico realiza un poco de cada, es el equilibrio una de las claves de una persona realizada, el saber coger de aquí y allá y crear tu estilo. No digo que perfeccionar una estilo ya creado no ayuda a mejorar, ¡todo lo contrario! Pero soy más de descubrir, de arriesgarse, de improvisar a ver que ocurre, a ver que piensa el subconsciente de todo esto...

Este tema es una improvisación con mi bajo eléctrico. Con la premisa de crear algo ambiental cogí una casualidad de sonido constante con un piano digital y me puse a improvisar encima de esa tonalidad respetando la escala, pero guiado por mi oído y no por reglas que conozco de esa tonalidad. El resultado es algo melancólico pero a partir de una tonalidad “alegre” según el solfeo básico, por lo que contradecimos a las reglas establecidas y creamos algo distinto a partir de ello.

La música es de todos los métodos automáticos la más agradecida, permitiendo crear mucho más y mejor a la hora de componer automáticamente. Es por ello que existen músicos dedicados solamente a la improvisación, especialmente en el Jazz, un género que tuvo su época dorada de inventar constantemente y donde se hayan varios de los mejores músicos de la historia, los cuales muchos de ellos, curiosamente, no sabían solfeo...


Si eres músico te invito a improvisar y grabarte, o incluso si tienes una banda a grabarte los ensayos pero sobretodo las improvisaciones. Puedo asegurar que se sacan ideas y melodías “casuales” que el inconsciente desea regalarnos. Si andas falto de inspiración puede que se más una cuestión de ánimos, pero improvisar nuca está de mas y de seguro que te alegras al descubrir algo que de una manera normal no habría hecho.


Es bueno ir de vez en cuando por estos derroteros para olvidarnos un rato de quien somos para descubrir quien podemos ser o quien realmente somos. Para despedirme os dejo otra improvisación, donde aproveché pequeños errores del programa para crear parones en la música:

In Aeternum

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites