miércoles, 17 de octubre de 2012

La Pirámide que se Entierra




La sociedad está compuesta por varios niveles, no se podría decir cuantos exactamente, pero bastantes. Si “se enfoca desde fuera” apreciamos que al final todo tiene forma de pirámide, donde la base es el común de los mortales y que se va estrechando por personas más inquietas o con suerte que van subiendo según cánones de sociedad y prestigio.
Con el tiempo esta forma geométrica se asienta en el suelo ficticio donde se representa, formando y resumiendo lo que conocemos por “sociedad” o “humanidad”.


Si nos adentramos dentro de la figura, apreciamos que constantemente las mentes van subiendo y bajando los niveles, en su mayoría sin darse cuenta, otros más conscientes lo hacen con esfuerzos y anhelos, otro que ayudan a subir con sus manos o que con las mismas empujan a otros a una caída y unos últimos simplemente se dejan llevar por hechos casuales que les ocurren. Lo dejamos ahí porque por nombrar los hay incluso que se dejan caer a caso hecho, así que resumir todos los tipos que hay quizás es una tarea extensa.

A partir de este sistema, la base de la pirámide va disminuyendo y su pico o cima va creciendo, todo poco a poco pero sin pausa. Llega al punto como imaginaréis que la forma se queda inversa en un equilibrio casi imposible.
Volvemos dentro y vemos que los que estaban más abajo ahora tienen los conocimientos y recursos que fueron exclusivos de los de más arriba. Debido a la imparable relación entre niveles todos los secretos y descubrimientos se han compartido sin apenas darnos cuenta y han acabado a su altura correspondiente, con todo el mundo arriba del todo.
Por lógicas sabemos que la pirámide tendrá que volcarse para quedarse en una de sus bases y ser de nuevo lo que en realidad es, pero el hecho que ocurre es que el suelo es arenoso y por el peso de lo más alto y lo fino de lo bajo se va enterrando entre arenas y olvidos, de nuevo poco a poco y quedando solamente una línea gruesa de los más capacitados o suertudos: una nueva base.

La nueva base necesita ampliarse por instintos básicos, así que esta “nueva sociedad” re-comenzará con la manía de querer alcanzar el cielo y donde poco a poco se irá estrechando el asunto, en un nuevo ciclo a partir de conocimientos y recursos más avanzados que la anterior pirámide y donde se supone una estructura mejor; una mayor felicidad para todos.
Como imagináis, la historia se repite, y dentro del meollo todos aparentan pelear por querer subir y bajar, logrando estrechar inconscientemente los niveles que se van abandonando. Y la historia vuelve a comenzar...
La única diferencia con cada nueva pirámide es que como aprendemos y mejoramos pues se va cada vez más rápido, el tiempo entre una nueva pirámide y otra cada vez es más corto. Esto supone una curva de aceleración que produce cada vez más vértigo, llegando por lógicas a un límite quebrador (o no) o a una velocidad tan abrumadora aún imposible de imaginar.

A lo largo de la Historia esto ha sucedido muchas veces, quizás se puedan contar, pero habría que ponerse. Si comparamos una pirámide actual con una de las primeras, veremos que la base, a pesar de ser en teoría “el menor nivel”, pues muestra mucha más capacidad y habilidad que lo que suponía ser lo más alto de por aquel entonces.


¿Qué supondrá esto? Pues ya cada uno que saque mil teorías, como puede ser un siguiente paso en consecuencia de la evolución o el siguiente paso lógico que tenía que ocurrir. O se retrocederá a una pirámide ya pasada (que nada nos asegura que no haya ocurrido ya) o puede que... mejor parar porque si no esto al final parecerá el típico programa de teorías de la conspiración y esoterismos de ciencias sin nombres o reconocimiento.


El caso que no puedo evitar ver y hacer una comparación con el origen de todo el Universo, “La Gran Incógnita”, pues se va por un camino que conduce a otra gran incógnita. Me gusta verlo todo como un círculo y en nuestra manía de imitar la naturaleza y el Universo más inconscientemente que de otra forma, pues se deberá llegar a un punto de implosión por culpa de la aceleración de la que saldremos todos muy mareados. O quien sabe, quizás nos acostumbremos y sigamos viendo todo tal cual y esa tremenda velocidad solo logre que veamos como siguen pasando los días incontables de formas lentas e inexorables.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites