martes, 17 de junio de 2014

La Vida es Pi





Porque la vida es Pi.

La vida es girar y no parar, en ocasiones irracional. Nacemos de nuestros padres para ser tres, y desde el primer tropezón en forma de coma todo es un no parar. Definimos las vueltas a partir de su centro: nosotros, pero no podemos saber a dónde lleva hasta que volvemos a pasar por el mismo lugar. A cada vuelta más se extiende, más se aleja la espiral y se agranda el círculo. Cuando estamos en comodidad, son vueltas sin parar para desgastar y dejar una impronta quemada, marcada a través de años de trabajo constante casi consciente.
Lo suyo es agrandar, pero cuesta una barbaridad, y nos acostumbramos a los mismos puntos una y otra vez, una y otra vez. Lo ideal es ganar experiencia y pasar por lo mismo con otros ojos, y a la siguiente vuelta más perspectiva. El pasado y el yo en el centro, lo definido, visto en la seguridad de la lejanía, lanzando una sensación percatada de como fueron las cosas en los primeros círculos cerrados con olor a neumático.

La espiral se extiende y extenderá. Se hace círculo que no se puede medir. Pero lo inmenso se aprecia, inevitable, y el límite será la anchura del Universo, la altura contando desde el suelo.
Pon a prueba el interior; expande el exterior, y vomita el resultado sobre la vida... porque ésta es, y será, Pi.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites