lunes, 23 de abril de 2012

Música en las Palabras: Together, Parte 1


Hacía tiempo que no colgaba por aquí un "Música en las Palabras", así que dejo este texto de hace tiempo, basado en uno de mis discos favoritos:


--


La emisora indicaba el momento, recordaba sonidos del pasado y momentos de lo subyacente. Hecho una pulpa se haya el presunto humano, el cual es solo un vestigio de lo que se debe de ser de lo que deberías ser.



La ventana lo recuerda, es momento de iluminarse la escena, de situar cada cosa en su sitio después de haber sido oculta en la oscuridad de lo inevitable de cada día, haciéndote preguntar si cuando nadie ve la realidad modifica todo a su antojo como un juego caprichoso y luego lo coloca todo en maníaca perfección.
Pero ahí te hayas, en la cama, en la sangre, con los ojos negros, la piel muerta, demacrado, una constitución digna de un anoréxico, tan solo una sombra de lo que fuiste, ese tipo de sombra a la que tanto hacen referencia los artistas para indicar al (¿infinito?) pasado, el de los mil momentos y nombres pero llamado en uno solo.
La luz sigue avanzando y colorea un poco más lo desconocido, y a ti también, pero por mucha luz que toque, sigues siendo sombra. El color es anaranjado, con algo amarillo y, por supuesto, el azul, tu azul, tu color eterno, o eso creías hasta ayer…


we step outside


La emisora emite el ruido blanco que ahora es tu mejor amigo, no quieres separarte de él, es tu mejor amigo y temes perderlo ya que piensas que no podrás tener otro jamás, temes a una soledad absoluta, a esa leyenda en la que todo el mundo cae alguna vez. Pero tu no lograrías escapar, lo


and face the poisoned weather.


sabes, por que después de analizar sabes que ya estás en ella… pero no tiene forma de mujer y te decepcionas, aún siendo palabra femenina, pero eso te hace deducir que el que inventó la palabra (más bien quien la vivió y descubrió en la vasta existencia), sufrió tu mismo destino, por ella, quizá incluso por la misma mujer, pero hace siglos…


you and I are something else together.


La emisora termina su primera confesión y la dejas seguir hablar, era el alma más gemela que jamás podrías desear, un extraño amigo que emitía ruido blanco pero un amigo al fin y al cabo, de ese estilo de los que no suelen tener muchos amigos por ser incomprendidos, pero que a la larga consiguen y poseen las justas y eternas amistades.
Se mal forma tu figura, te retuerces en la cama con una imagen de momia azteca que aún sigue viva, cierras los ojos negros por la sangre y cuando los abres ya no están, están vacios de sentidos, de lógicas mundanas de estas tierras catalogadas. Pero aún sin estar, las lagrimas color obsidiana caen, como hicieron ya toda la noche, ese largo momento que creías que el sueño superaría, pero no, el naranja te indica que eres el perdedor. Miras tu hinchada barriga por la inanición, gris, que apenas se mueve ya para respirar, de la cual el ombligo te parece un siniestro agujero en el que te parece ver también caer sangre.


arm in arm,


Pero te percatas, esta hinchada por otra cosa, con tus inexistentes ojos lo puedes llegar a ver, por la magia oscura que aún te mantiene vivo. Y como si hubieses activado un mecanismo con dicho pensamiento, la barriga se empieza abrir, la piel se agrieta y permite a una irregular vertical tomar forma para entender que tienes un interior. No sale sangre, ya salió toda anoche junto a las negras


we'd waste our charms forever.


lagrimas, en su lugar salen las arañas de los huevos que se te fueron depositados, como si fuese un extraño honor el ser guardián de aquello, el privilegio del sacrificio por otra especie diferente a la tuya. El recuerdo es claro, la enorme araña, una viuda negra quizás, descendiendo del techo de tu habitación, solo visible por su enorme trasero manchado con motas rojas sangre. Aún sin poder verla, sentiste y distes forma en tu mente de manera perfecta a sus múltiples ojos y como estos te miraban mientras te depositaba dentro su legado, por el agujero al que estabas atado a la vida incluso antes de nacer, a ese cordón que sin él todos nos hemos perdido. Pero no estás traumado, aún viendo como las arañas te devoran con terrible maravilla y lógica impuesta por la naturaleza, no puedes traumatizarte por algo así ya que te has enfrentado a cosas peores, todos nosotros de hecho lo hemos hecho en el mismo día que nacemos, el cual es un trauma el choque tan diferente de vivencias, oscuridad y luz, tan juntos y a la vez tan distintos, victimas de poetas de lo cotidiano.


drifting off, despite the cost,


Llega tu otra salvadora, la luz, intentas sonreír irónicamente por ver que tu vida está llena de bellas figuras femeninas y que siempre se te olvida la que siempre estuvo ahí, la que siempre nos cuidó a todos incluso antes de existir. De color ahora más amarillo que naranja, te hace ver tu forma de nuevo, la de un chico que hace caso a su edad por la ropa que lleva,


afraid to ask for better.


con pecas en la cara y el cuerpo preparado para saltar alto y cortejar lo que los genes pidan. Has vuelto a acostarte con la ropa puesta, pero esta vez no fue por lo divertida que fue la noche con los amigos, ni por el alcohol que te hace viajar a mundos sin dolor, ni por las drogas que golpean con martillos de madera. Sabes que ha sido por que no tenías tiempo en pensar en otra cosa, no tenías tiempo ni de ser persona, solo de preguntarte, de derretir tu alma y realizar agujeros para liberarte del sufrimiento contenido que agitaba cada vez más tu piel.

Las lágrimas han desaparecido, la decepción sigue sin querer irse, lo incomprensible sigue formando parte de ese otro mundo más adentro que fuera de las estrellas ¿No era suficiente con las incógnitas que ya existían en lo que pisamos, que creamos por vicio o mil excusas más otros mundos donde poder también perdernos y preguntarnos? Solo que aquí estás solo, es la única diferencia, pero una única diferencia que es la que marca las normas y modifica lo infinito.
Ahora, que ya está todo bien iluminado… miras tu chaqueta, tus zapatillas, tu bragueta abierta y tu almohada mojada. Ahora lo que se divirtió por la noche cuando nadie miraba estaba colocado en su sitio, los muebles, el ordenador, las luces… ahora ya no habían excusas y tienes que seguir siendo tú mismo, ese papel que te has creado desde que tienes conocimiento.

Lo único que se oye es tu respiración, al parecer todos los sonidos de costumbre de la vida diaria se habían callado para dedicarte un réquiem. Coges el móvil y miras la hora, te preguntas y marcas el número…


you and I are something else together.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites