viernes, 22 de julio de 2011

Legen... ... ...dario: el tío Bob y sus lugares desolados



Inauguramos esta sección dónde analizamos el porqué algunos temas son LEGEN... ... ... ... ... ... espera... ... ... ... ¡ahora! DARIOS. El porqué este tema está hasta en la sopa y de la historia que lleva detrás para haberse hecho tan conocido.

Comenzaremos con este tema de Bob Dylan, Desolation Row:

http://www.youtube.com/watch?v=Ah9dO4Ebfck


Tema del año 1965 que nos habla como de una especie de ¿Fiesta de disfraces? ¿Los papeles que nos ha tocado a cada uno interpretar en la vida? ¿Personajes ficticios conocidos en un lugar de desesperación? Una de las virtudes del maestro Dylan es la ambigüedad, imaginación e inteligencia a la hora de escribir, permitiéndonos interpretar varias ideas en una sola canción, y casi siempre acordes a nuestro punto de visión. De eso hablo más adelante.

Según el propio tío Bob, esta canción fue compuesta "en esa época de desolación, cuando cada canción tenía una ciudad asociada" cosa que no aclara mucho. Sin embargo por otro lado se dice que Bob se crió en un lugar donde los carnavales eran frecuentes, o incluso que Bob quedó muy impresionado cuando fue a un circo de "Freaks". Otro de los detalles que están muy claros es que esta canción hace alusión a varias de sus referencias literarias, pudiendo partir de ahí.

El porqué este tema es legendario puede radicar en su halo de misterio, pero principalmente radica en el éxito del disco donde procede "Highway 61 Revisited", todo un rompedor en ventas y que permitió al tema expandirse, toda una sorpresa justo al final del álbum. Expertos la atribuyen como "la canción folk definitiva" por el tema de ese aire triste pero emocionante, de esas pautas clásicas del folk americano llevadas a un extremo por su constante repetición y larga duración. En todo ello incluido, por supuesto, la historia que se narra.

El tema incita en todo momento a subir, a alcanzar un clímax, pero este no ocurre, cuando quiere estallar se bloquea para volver a comenzar en esos bucles entre estrofas. Al final si que parece haber cierta emoción por parte de Bob, justo cuando habla a "ella" y la guitarra ya parece más alocada, pero solo un poco más.
Creo que una de las magias de este tema radica en eso, en esa repetición, en ese ambiente eterno que se nos mete y nos narra, nos confiesa a base de los mismos acordes una y otra vez.
Al final, tras mucho analizarlo, el tema si que sube poco a poco, pero tan leve que apenas se nota, y llega a un punto que ni explota en emoción ni nada, simplemente termina y te deja a medias, terminando incluso el disco en donde está. Creo que esto es parte de la maravilla del tema, nos deja ese sabor de boca agridulce, sabor que probablemente vivan los protagonistas de la historia de su letra.

Una de mis interpretaciones preferidas que se haya perdida por la red es sacar una conclusión a su letra a partir de las referencias literarias. Bob nos puede hablar que al final los personajes históricos, los ficticios o simplemente los imaginarios, son lo que quedan del autor, son su legado que tristemente se corrompe y cada vez va cambiando más conforme pasa por manos y mentes. Una injusta, pero asumida, visión de lo que representaba el autor original y del que se le refiere todo el personaje como si fuera la personalidad del propio creador. No debemos olvidar que una cosa es el personaje y otra su artista, dos entes que piensan diferente aunque tengan mismo origen.



El caso, fuera lo que fuere, este tema merece estar en nuestro reproductor más a menudo, dejándose uno hipnotizar por su encanto de guitarra tartamuda de repeticiones y de historias tan fascinantes pero tan familiares como la vida misma.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites